EN MEMORIA DE ENRIQUE GARCÍA CASTILLO

Con un aforo prácticamente al 100% celebramos el sábado 12 de noviembre de 2022 nuestro ya tradicional concierto de otoño de guitarra clásica en la iglesia de los Padres Carmelitas de Badalona, en esta ocasión con el guitarrista Arnaldur Arnarson como intérprete protagonista de un concierto que fue también un homenaje al luthier Enrique García Castillo por coincidir la fecha de este evento con el centenario de su muerte.

Por este motivo, Arnarson interpretó las tres primeras obras del programa con una guitarra construida en 1914 por este luthier legendario, un instrumento que hoy forma parte de la colección histórica de guitarras de Casa Luthier, uno de los patrocinadores de nuestra Asociación, que la cedió para este evento.

 

UN TRIBUTO A LA AMISTAD

Utilizando primero la guitarra García y a continuación otra igualmente destacable - una Fleta de 1979 - Arnaldur Arnarson nos ofreció un bello recital de guitarra clásica en el que interpretó obras de Sor, Albéniz, Granados, Bach, Ravel y Tansman, en un programa inspirado por el deseo de rendir tributo a la amistad. Según nos explicó el propio Arnaldur, configuró el programa eligiendo a algunos autores que fueron muy buenos amigos entre si, como Albéniz y Granados, o Tansman y Ravel. De este modo, adornó el recital con explicaciones y anécdotas sobre la amistad existente entre estos músicos, comentarios que gustaron a un público muy predispuesto y receptivo, que supo apreciar esta labor de divulgación y aún más disfrutar de la maestría interpretativa de este gran guitarrista islandés afincado en Barcelona.

Tan a gusto se sintió el público, que Arnarson tuvo que ofrecer dos bises antes de poder dar por finalizado el recital. Añadió al programa la Danza Española nº 5 de Granados y a continuación nos obsequió con una melodía de su tierra, Islandia, de cuya transcripción él es el autor.

 

Y VAN ONCE

Con mucha satisfacción hemos celebrado nuestro 11º Concert de Tardor, en el que hemos podido escuchar el sonido de una guitarra construida por un gran maestro luthier hace más de 100 años, de sonido dulce, bajos profundos y agudos brillantes, tan característicos de los grandes guitarreros de esa época, como Enrique García, que dieron prestigio al sonido de la guitarra española en todo el mundo. Un auténtico lujo que, gracias al buen estado de conservación del instrumento, hemos podido apreciar, en las buenas manos de Arnaldur Arnarson, en este concierto en Badalona en el año 2022.

  

 

 

MULTIMEDIA

VÍDEO

A continuación puedes ver y escuchar la pieza con la que Arnaldur Arnarson abrió el concierto, el "Andante Largo op.5 n.5" de Fernando Sor, interpretado con la guitarra García número 154, construida en 1914.

 

 

Más imágenes del concierto:

 

  



 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

CONCIERTO DE OTOÑO 2022

 

ARNALDUR ARNARSON

 

Homenaje:

 

CENTENARIO

DE LA MUERTE DEL LUTHIER

ENRIQUE GARCÍA CASTILLO

 

 

CON EL APOYO DE:

 


 

COLABORAN:

 

   

 


 

ORGANIZA:

 


Arnaldur Arnarson

Nació en Reikiavik, Islandia. Comenzó sus estudios de guitarra a los diez años, en Suecia, con Sten Ljungdal. Más tarde continuó en la Tónskóli Sigursveins D. Kristinssonar de Reikiavik con Gunnar H. Jónsson. En 1982 se graduó en el Royal Northern College of Music de Manchester, donde sus maestros fueron los guitarristas Gordon Crosskey y John Williams y el director de orquesta y pianista griego George Hadjinikos. Hizo un año de perfeccionamiento con José Tomás en Alicante y ha recibido consejos de los maestros Oscar Ghiglia, David Russell y del gran laudista Hopkinson Smith.

Ha ganado premios en numerosos concursos internacionales, entre ellos, fue primer premio del XXI Concurso Internacional de Guitarra "Fernando Sor" en Roma en 1992. El mismo año fue el único guitarrista, de entre más de cien aspirantes, al llegar a la final del concurso "East and West Artists" en Nueva York, dirigido a instrumentistas solistas y grupos de cámara.

Su repertorio abarca desde el renacimiento hasta nuestros días. Como destacado intérprete de Bach fue invitado en 1985 a ofrecer recitales monográficos en varios ciclos de música en distintas ciudades españolas. Su interpretación del Concierto de Aranjuez, de Rodrigo, con la Orquesta Sinfónica de Islandia (1990) y su recital en el Festival de Arte de Reikiavik (1992), le consolidaron como uno de los más prestigiosos músicos de Islandia.

En noviembre de 2000 causó gran sensación su actuación como miembro del Ensemble Barcelona Nova Música en el Auditorio de la SGAE, en Barcelona.

Además de su trabajo como solista, en recitales y con orquesta, actúa en dúo con cantantes, otros instrumentistas, cuartetos de cuerda y otras formaciones de cámara. Ha ofrecido conciertos y clases magistrales de guitarra y música de cámara en Europa, Australia, EE.UU. y Sudamérica. Participa a menudo como jurado en concursos internacionales de música.

 


 

¿QUIÉN FUE ENRIQUE GARCÍA?

 

A principios del siglo XX, este guitarrero madrileño establecido en Barcelona alcanzó un gran prestigio y relanzó la escuela catalana de guitarreros.

La calidad de su trabajo le hizo mantener estrecho contacto con algunos de los guitarristas más famosos de su época, como Francisco Tárrega y Miquel Llobet.

  

 

 

BREVE BIOGRAFÍA

Enrique García Castillo nació en Madrid en 1868. Hijo de un fabricante de guitarras, Juan García, a los 15 años comenzó su aprendizaje en el prestigioso taller de Manuel Ramírez, para quien trabajó durante varios años. En 1893 ganó el primer premio en la Exposición Universal de Chicago.

En 1895 se trasladó a Barcelona, donde abrió un taller en la calle de Aragón nº 455. En 1903 trasladó su taller al nº 369 de la misma calle. En 1908 se trasladó de nuevo, esta vez al Paseo de San Juan, nº 110.

En la Barcelona de principios de siglo XX se concentraban los mejores guitarristas del momento y la calidad del trabajo de Enrique García hizo de él un referente en su época, lo que supuso un gran impulso para la Escuela Catalana de guitarreros. 

Falleció hace 100 años, el 31 de octubre de 1922. Al día siguiente apareció una crónica en “El Noticiero Universal” en la que se podía leer lo siguiente:

 

“Llegó a adquirir tal perfección en su arte que puede afirmarse sin exageración que las guitarras que salieron de sus manos superaban en calidad y en cantidad de sonido a las mejores que se han fabricado, incluso a las del famoso Torres.”

 (...)

”Hay fundadas esperanzas de que el brillante nombre de la casa García  no se extinguirá, pues su único e inteligente discípulo, Francisco Simplicio, se propone continuar la labor del maestro, habiendo dado ya alguna buena muestra de ello. Descanse en paz el guitarrero insigne.”

 Guitarra García núm 154 - Año 1914

Colección de instrumentos históricos de Casa Luthier

 


 

 

ß  Volver